Los estilos de celda. Excel proporciona estilos predefinidos y también nos permite crear nuestros propios estilos de una manera muy simple. Podemos dar formato a una celda o a un rango usando los estilos predefinidos y en pocos segundos mejoraremos la apariencia de una planilla y la transformaremos en un trabajo profesional.

Los estilos de celda son una combinación predefinida de formatos de números, fuentes, alineación, bordes, relleno y protección (este último concepto lo veremos en el Capítulo 7). Podemos modificarlos de acuerdo con nuestras necesidades y también crear estilos propios.

Cuando utilicemos un estilo, todas sus características se aplicarán al mismo tiempo. Y si en algún momento modificamos la configuración de un determinado estilo, esta se aplicará automáticamente al conjunto de celdas que tenga aplicado dicho estilo.

Aplicar estilos predefinidos

Cuando pulsamos la opción Estilos de celda del grupo Estilos de la ficha Inicio, se despliega un menú que nos muestra todos los estilos predefinidos de Excel. Por defecto, las celdas poseen el estilo Normal.

Para aplicar otro estilo del menú, seleccionamos la celda o el rango de celdas, elegimos el estilo y hacemos clic sobre él. Luego de aplicar el estilo, podemos modificar algunas características del formato de las celdas, sin que el mismo estilo aplicado a otras celdas se modifique

 

Crear estilos de celda personalizados

Para crear nuestros propios estilos vamos a Estilos de celda y seleccionamos la opción Nuevo estilo de celda… Se abrirá el cuadro de diálogo Estilo, donde debemos indicar un nombre y los atributos que incluiremos en él, haciendo un clic sobre la casilla de verificación correspondiente.

Luego, mediante el botón Aplicar formato…, accedemos al cuadro de diálogo Formato de celdas, donde realizaremos las modificaciones de formato. Para finalizar, presionamos Aceptar. Si volvemos a ingresar en Estilos de celda, encontraremos el estilo que hemos creado dentro del sector Personalizada.

 

Modificar un estilo

Si queremos modificar alguno de los estilos existentes, vamos a Estilos de celda, seleccionamos el estilo, hacemos un clic con el botón derecho del mouse y, en el menú contextual, pulsamos Modificar… En el cuadro de diálogo Estilo realizamos las modificaciones y pulsamos Aceptar. Las celdas que contengan este estilo se modificarán de forma automática.

Eliminar estilos

Podemos eliminar los estilos de celda personalizados y predefinidos, con excepción del Normal. Para esto, seleccionamos el estilo, hacemos un clic con el botón derecho del mouse y elegimos Eliminar. Las celdas que tenían aplicado ese estilo perderán su formato y recuperarán el estándar. La eliminación de un estilo no puede deshacerse.}

Copiar un estilo a otro libro

Cuando creamos o modificamos estilos, estos se guardan en el libro actual. Si queremos utilizar uno de estos estilos en otro libro de Excel, debemos abrir el archivo que contiene el estilo y el archivo donde queremos copiarlo. Nos ubicamos en el archivo de destino, vamos a Estilos de celda y seleccionamos la opción Combinar estilos… En el cuadro de diálogo seleccionamos el archivo de origen y presionamos Aceptar.

De esta manera podemos copiar todos los estilos personalizados que contiene el archivo de origen. color, el tamaño y los bordes de las celdas, la alineación de los datos, los formatos de los números y de las fechas, entre otros. Como hemos visto, Excel nos ofrece una gran variedad de herramientas para aplicar formatos de manera simple.

Ajustar filas y columnas

Un aspecto importante que debemos tener en cuenta a la hora de dar formato a una planilla es el tamaño de las filas y las columnas. Ajustando el ancho y el alto de las celdas a su contenido, lograremos mejorar la visualización y la presentación de los datos.

Por omisión, las columnas y las filas tienen un tamaño estándar, que es el que establece Excel por defecto; pero podemos modificar estas medidas de acuerdo con nuestras necesidades.

Modificar el ancho de las columnas

Una forma simple de modificar el ancho de una columna es utilizando el mouse y los encabezados de columna. Por ejemplo, si queremos cambiar el ancho de la columna B, ubicamos el puntero del mouse en el encabezado de la columna, sobre la línea derecha que separa la columna B de la columna C. El puntero se transformará en una flecha con doble sentido.

Hacemos un clic sostenido con el botón principal del mouse y arrastramos el divisor de la columna hacia la derecha o hacia la izquierda. Cuando el ancho sea el que queremos, soltamos el botón. Otra posibilidad, si la columna tiene contenido, es hacer doble clic cuando el puntero se transforma en la flecha con doble sentido. El ancho de la columna se autoajustará a la celda con mayor contenido.

Modificar la altura de las filas

La manera de modificar la altura de una fila es similar a la del ancho de columna. Por ejemplo, para ajustar la altura de la fila 2, ubicamos el puntero del mouse en el encabezado, sobre la línea que la separa de la fila 3. Cuando el cursor se transforma en una flecha con dos puntas, mantenemos presionado el botón izquierdo del mouse, arrastramos hacia arriba o hacia abajo y, luego, soltamos el botón.

Otro método para ajustar filas y columnas

También podemos modificar el ancho de las columnas y la altura de las filas seleccionando las celdas y utilizando la opción Tamaño de celda, que se abre al pulsar el botón Formato, en el grupo Celdas de la ficha Inicio. Veremos un listado con distintas opciones:

  • Autoajustar: ajusta el alto de las filas o el ancho de las columnas al contenido de las celdas. Su aplicación nos asegura que ningún contenido de las celdas quede escondido
  • Ancho de columna…: abre un cuadro de diálogo donde tenemos que ingresar el ancho de la columna, entre 0 y 255. Este número indica el ancho de la columna en caracteres, utilizando la fuente estándar
  • Alto de fila…: es similar a la opción anterior, abre un cuadro de diálogo donde debemos ingresar un número del 0 a 409, que indicará el alto de la fila en puntos.